lunes, 31 de marzo de 2014

Desobediencia civil.

Cuando los niños empiecen a pegar, maltratar o faltar al respeto (más) a los padres, recordaremos que fuimos nosotros quienes les enseñamos la desobediencia civil.

¿Dónde acabará el mundo si nos saltamos cualquier autoridad, cualquier base establecida para mantener el orden, cualquier fuerza (injusta o justa) creada para poder convivir en armonía? ¿Cómo hemos llegado a asociar la disciplina con la opresión? ¿Quién nos ha convencido de que ley es tiranía?

Si crees que vivíamos mejor cuando lo hacíamos en cavernas y luchábamos entre familias, debes saber que es posible volver a hacerlo, pero que antes atravesaremos una anarquía social y amontonada, en la que el más fuerte se comerá al más débil y que el más débil eres tú.



jueves, 4 de abril de 2013

Mi colección de Barriguitas.

¿Quién no recuerda a las Barriguitas? Pero a las Barriguitas originales, no esas Barriguitas que aparecieron de repente en las tiendas de juguetes pero que todos sabemos que no son Barriguitas.

MI COLECCIÓN DE BARRIGUITAS


La Barriguita bebé era una Barriguita salva, con un plástico en el pompis haciendo de pañal y hasta con una pulsera identificadora en la muñeca. Una auténtica Barriguita recién nacida.

Esta es la Barriguita más clásica. Una muñequita dulce de pelo rubio y piel de plástico blanquito. Esta Barriguita, mi preferida, aún huele a muñeca.

La inconfundible cara de Barriguita. La Barriguita original y clásica.

La Barriguita recién nacida y la Barriguita negra. Esta última una de las más buscadas.

Las dos Barriguitas, la Barriguita clásica y la Barriguita negra enfrentadas y mirando a cámara.

Esta no es Barriguita, pero aunque es un muñeco adoptado, lo quiero como si fuera una Barriguita.

La Barriguita negra fue durante un tiempo la Barriguita más buscada. En realidad, con el paso del tiempo y cuando te haces mayor, te das cuenta de que en realidad no es negra, sino una Barriguita blanca tostadita.

La Barriguita neón brilla en la oscuridad. Esta Barriguita no solo tiene el pelo fosforescente, sino que cuando se va la luz,  brilla su chaleco y los lazos de ese chaleco. Una Barriguita que llamamos moderna en su tiempo.

A pesar de que no me gustan las nuevas Barriguita  conseguí este niño que acompaña a esas nuevas Barriguita en ocasiones en un rastro. Por tener algo de ellas en mi colección.

Mi Barriguita preferida y la Barriguita más buscada.

Mi colección de Barriguitas más un adoptado al completo.

La Barriguita más clásica y la Barriguita más moderna de mi niñez.

Varias generaciones de Barriguitas  E incluso una Barriguita falsa o el muñequito que yo llamo adoptado. También hay que quererlo.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Sobre las hipotecas excesivas.

Yo tengo una hipoteca. Tengo una hipoteca que he elegido yo, sabiendo lo que firmaba y cuáles era las posibles consecuencias futuras de esa firma.

¿Y ahora le voy a echar la culpa al banco?

Y es que se ve que a muchos les crece el cerebro cuando les falta el dinero.

Que los bancos han abusado, lo sabemos. Que los bancos han arriesgado nuestro dinero y han perdido, lo sabemos. Que los bancos no son asociaciaciones benéficas... bueno, eso no lo sabe todo el mundo.

Indignada estoy yo, al ver cómo una madre grita en televisión que sus hijos tienen que dormir en la calle porque ella se comprometió a pagar algo que casi seguro no podría pagar en un futuro.

"Es que el banco me dijo", "es que el banco no me dijo", "es que una claúsula abusiva", "es que son dos claúsulas"... y así te cuentan una y otra excusa, para evitar sentirse, no únicos, pero sí últimos responsables de su propia desgracia.

Porque, ¿qué nivel de conciencia y fantasía, tiene alguien que se comprometa a algo, sin la seguridad de poder cumplir la promesa? Y más delito hay, si ese compromiso se acata con personas al cargo y con riesgo de perderlo todo.

Porque ellos son responsables. RES-PON-SA-BLES. La única razón que les eximiría de esa responsabilidad es que el banco les apuntara con una pistola mientras les ponía un bolígrafo indeleble en la mano.

Porque no excuso a los bancos, pero tampoco puedo quitar culpa de aquellos que cerraron los ojos porque querían una casa mejor, o porque querían un coche más potente o querían viajar todos los veranos a Eurodisney.

Y es muy difícil hacer estas afirmaciones, cuando es más fácil la demagogia. Pero estoy harta de una España en la que creemos que todos son derechos y no hay, ni obligaciones ni deberes, y mucho menos responsabilidad. Muchos creen que el gobierno es "papá gobierno", que tiene, o debe tener, la solución a nuestros problemas INDIVIDUALES.

Que no leches, que no es momento de quejarse. Que es momento de trabajar, de luchar, pero no solo en las calles a la vista de todo el mundo. Que hay muchos en la lucha silenciosa. Hay padres rompiéndose el lomo para que sus hijos puedan tener libros en el cole. Que hay madres aprendiendo a no tirar las sobras para que sus hijos tengan algo de comer todos los días. Que hay gente que no lucha en la calle, pero que cuando todo esto pase, que pasará, no mirarán atrás pensando en el tiempo que perdieron quejándose.

Y ale, ahora a llamarme antisocial, insolidaria, facha, mala vecina, derechista, antipatriota e incluso loca. Ale, que me he quedao a gusto.

martes, 7 de junio de 2011

Convertir cualquier punto del viaje en destino.

Siento no recordar quien dijo aquello de que muchos no viajan por viajar, sino por haber viajado, pero cuando escucho contar un viaje me viene siempre a la cabeza ese pensamiento.

De la misma forma, muchos recorremos kilómetros y kilómetros para llegar un destino, perdiéndonos el camino.

Pero, ¿por qué no convertir el camino en destino?.

Viajar puede significar desplazarsa de un punto a otro, o disfurtar de cada giro del camino que nos descubra un nuevo paisaje, de cada momento de luz cambiante con la caída del sol, de cada parada en ese camino en el que podemos disfrutar de aromas, de visiones, de gentes o de sonidos.

Mientras que muchos tienen claro aquello del Carpe Diem en la vida diaria, no es tan fácil practicarlo cuando creemos que aprovechar el tiempo es viajar a los destinos deseados. Disfrutar del camino hará del viaje un todo completo que cambiará para siempre la vuelta.

lunes, 16 de agosto de 2010

Lo más gracioso visto en Google Street View.

Seguro que ya conocéis lo que es Google Street View. Pero para quien no lo sepa, Google Street View es una aplicación online que te permite moverte por el mundo a través de fotografías.

fotografias graciosas de google street view
WTF. Una inquietante fotografía capturada en Google Street View.

Las fotografías de Google Street View, son tomadas con un simple coche cargado de cámaras que fotografían, calle a calle, ciudades y pueblos de todo el mundo. Y claro, de esta forma Google Street View en ocasiones capta imágenes graciosas.

graciosas fotos de google street view
Al fin, con Google Street View, sabemos dónde está Wally.

Lo gracioso, es que Google Street View captura imágenes y fotografías indiscriminadamente, lo que provoca encontrar curiosas fotografías en el Street View, que en algunos casos, fuerzan los mismos fotografiados.

imagenes graciosas captadas en google street view
¿De dónde han salido? De Google Street View.

Hoy he decidido compartir algunas fotografías graciosas de Google Street View, y que he sacado de Rockin Fundas.